Del “zasca” a la gestión del conflicto

AUTOR DEL POST: JOSEP COSIALS
FOTO: TIM GOUW

¿Cuántas veces vemos la palabra “zasca” en las redes sociales, los medios, como medio para atraer más visitas y más clics a las noticias? “Zasca de Pablo Iglesias a Mariano Rajoy”, o viceversa… Este pequeño detalle nos dice mucho sobre la madurez de los escritores, editores y lectores respecto a su visión sobre los conflictos. Transforman discusiones en batallas. Pan para el pueblo.

pexels-photo-70292

Mi amigo Sergi me contaba que en la escuela de su hijo se ha implantado un sistema de resolución de conflictos que consiste en la asignación de un mentor para cada alumno. Este mentor/a debe ser un alumno de dos cursos superiores. A su vez, cada uno de estos tiene un coordinador/a de dos cursos superiores. Ante un conflicto no resuelto, debe acudirse al mentor, y en el último caso al coordinador. Todos  reciben una formación oportuna.

¿Podemos imaginarnos que todas las escuelas implementasen un sistema parecido? ¿Qué sociedad y qué clase política nos depararía… esperanzador, cierto?

Un conflicto puede ser un gran banco de pruebas para poner en práctica aspectos como el auto-conocimiento, la empatía y la asertividad. Gracias a la gestión del conflicto ponemos en juego nuestras habilidades.

Los conflictos nos dan información muy valiosa sobre cómo somos: a veces por lo que hacemos ante ellos, otras por lo que no hacemos.